En este artículo entrevistamos a Ana Torres, miembro del equipo de competición del Club de Lucha Power en Torredelcampo y del equipo nacional de Lucha Libre. Con 16 años Ana ha sido campeona de España en repetidas ocasiones, medalla de oro en el Campeonato Internacional de Jóvenes Promesas y, recientemente, medalla de bronce en los Campeonatos de Europa disputados este verano en Suecia. Su próxima cita será el Mundial de Lucha en Georgia.

¿Cómo ha sido tu formación o preparación como luchadora?

Al principio nos enseñan la parte técnica de la lucha y muchos juegos en los que sobretodo nos enseñan valores como el compañerismo. Principalmente fue así hasta los 12 años cuando empezamos a formar parte del equipo de competición y empezamos a dedicar más tiempo a la lucha en sí. En los dos últimos años ha sido cuando he empezado a hacer un entrenamiento de alto rendimiento con preparación física, entrenamientos para preparar campeonatos, alimentación, etc.

 

 

«El entrenamiento mental me permitió abrirme más a la gente, ver que yo era de otra forma, me siento mejor conmigo misma y disfruto más de las cosas. He cambiado sensaciones de agobio haciendo lo que me gusta por otras que me permiten disfrutar.»

¿Qué medios tenéis a vuestra disposición?

Además de los entrenadores, tenemos un preparador físico, nutricionista, psicóloga, osteópata, fisioterapeuta y un entrenador mental.

Además de vuestra preparación sobre el tapiz, ¿Cómo es fuera de él?

El Club Power tiene varios profesionales que nos guían y cuidan en aspectos como alimentación, preparación física y psicológica.

¿Cómo describirías el trabajo de entrenamiento mental?

Es muy efectivo y tiene mucha aplicación porque se centra áreas en las que uno mismo no se da cuenta o yo, al menos, no me sentía con capacidad para controlar mis sentimientos. Es muy interesante porque nos permite sentirnos mejor con nosotros mismos, aprender muchísimo más rápido las técnicas o corregir errores. En definitiva mejorar muchísimo en los entrenamientos.

¿Qué primera impresión tenías del entrenamiento mental antes de experimentarlo?

Yo no sabía lo que era, entonces no lo entendía muy bien o si iba a funcionar. Los compañeros y yo teníamos ganas de probarlo y así ver si funcionaba y ha ido muy bien.

¿En qué consisten las sesiones?

Es un entrenamiento psicológico donde tú, con tus sentimientos y sensaciones, puedes cambiar tu forma de ser y sentirte a gusto contigo misma. Es decir, el entrenador nos ayuda a entender sensaciones limitantes que se repiten para reemplazarlas por otras más beneficiosas.

Además con algunos ejercicios de visualización puedes aprender mucho más rápido que con la práctica en sí. También nos enseña cómo mantener un estado de ánimo de confianza y motivación durante la competición y los entrenamientos.

¿Qué es lo que más te gusta del entrenamiento mental?

Que cambia muchísimo tu forma de pensar y que ves las cosas desde otra perspectiva. Sobretodo que es rápido y efectivo.

¿Qué es lo que menos te gusta del entrenamiento mental?

Siendo una persona tímida lo que menos me gustaba era contar mis cosas pero una vez que coges confianza es fácil.

¿Qué te ha aportado el entrenamiento mental a nivel personal?

Te hace verte cómo eres en realidad que no es cómo te sientes y eso hace que te relaciones mejor con la gente en general. Antes de hacer las sesiones yo creía que me veían de otra manera y al tener las sesiones he podido cambiar pensamientos de mí que sé que no son ciertos y al yo pensar eso, provocaba que me vieran así.

Me permitió abrirme más a la gente, ver que yo era de otra forma, me siento mejor conmigo misma y disfruto más de las cosas. He cambiado sensaciones de agobio haciendo lo que me gusta por otras que me permiten disfrutar.

¿Qué te ha permitido conseguir deportivamente?

En el Campeonato de España, al no sentirme tan agobiada y liberarme de eso en las sesiones de entrenamiento, ese campeonato lo hice genial y gané. Yo creo que sí no hubiese hecho las sesiones antes del Campeonato de España o del europeo, me hubiera agobiado o venido abajo con algún punto en contra y ya no hubiera hecho nada. Vamos, no hubiera pasado del primer combate. La lucha es un deporte en el que no tienes segundas oportunidades.

Pero tú ya eras campeona de España

Fue muy diferente, yo era campeona de España pero estaba más nerviosa, lloraba al entrar, lloraba al salir. Ahora estaba tranquila, confiada y me permitió disfrutar de la competición. El año pasado con los nervios no me di cuenta de que había terminado el Campeonato de España y no lo había disfrutado.

¿Cómo te experimentaste en el europeo?

Yo me sentí genial, disfruté de la competición. De hecho es la que más he disfrutado. Veía a la gente nerviosa, que incluso se le iban las ganas de luchar por los nervios y no hacían las cosas como sabían hacerlas y no conseguían lo que podían por los nervios o, bueno, las razones que sean. Y al ver que yo me sentía bien y que podía disfrutarlo, me daba igual ganar o perder, iba a hacer lo que sabía y me daba igual la gente alrededor o el resultado y finalmente conseguí el bronce.

¿Cuál es tu siguiente cita?

Con muchas ganas porque me veo más preparada que para el europeo. Me veo tranquila y confió en todo el trabajo que llevamos hecho durante la temporada y tengo ganas de que llegue para ver cómo lo hago y como me voy a sentir en un mundial porque ir a un mundial ya es un mérito. Por el simple hecho de ir ya me siento orgullosa

¿Cómo afrontas el mundial?

En realidad no le pido ninguna medalla, solo le pido hacerlo como sé y tener la posición que me merezco.